Además de tener las necesidades básicas cubiertas, las voluntarias del programa europeo reciben cada semana talleres y clases enfocadas a mejorar su castellano y a profundizar en su desarrollo personal. Sabemos que la inmersión e integración en un proyecto comunitario puede ser compleja, viniendo cada una de diferentes países, con distintas historias a nuestras espaldas y en ciertos casos sin poder comunicarse en la lengua materna. Por ello, dos personas de la comunidad ejercen de tutoras para nuestro grupo de jóvenes voluntarias, ofreciendo su apoyo y transmitiendo sus herramientas entorno a la vida en colectivo y al bienestar personal.

En su horario de trabajo las voluntarias van integrando conocimientos teóricos y prácticos sobre temas concretos, que van desde el uso de programas informáticos hasta el manejo de herramientas de huerta, pasando por cómo reparar un tejado, cocinar para muchas personas o cuidar de gallinas y otros animales. Además de todo ello, en Arterra vemos importante transmitir a nuestras voluntarias en un formato más formal qué valores, qué visión y qué estrategias ponemos en práctica en nuestra comunidad para que todas nos sintamos, en la medida de lo posible, realizadas, reconocidas y miembros de un colectivo sano y con un objetivo común.

Ya hemos tenido talleres relacionados con la cohesión grupal, la sociocracia, la agroecología, el manejo emocional y en unos días exploraremos el tema de la comunicación no violenta. Mucho espacio para aprender, intercambiar experiencias, crecer juntas y compartir cómo está yendo la experiencia de voluntariado en Arterra. Pues, como decíamos, hay mucho en marcha, en diversos niveles, por lo que tener un espacio seguro para reflexionar sobre ello es una parte importante de la experiencia de aprendizaje.

Estamos emocionadas de acoger a este grupo tan majo y realmente agradecidas por todo el apoyo, las perspectivas, la energía y la alegría que aportan sus presencias a nuestra vida diaria. ¡Qué gusto dar y recibir las unas de las otras!

Publicaciones Similares